Terapia Humanista: su revolucionario enfoque centrado en la persona

Cuando hablamos de la terapia humanista, hablamos de una combinación de diferentes enfoques terapéuticos. La revolución de la terapia humanista, que surgió como una tercera fuerza psicológica en los años 60, fue debido a su enfoque holístico: reconociendo la interconexión entre mente, cuerpo, emoción y espíritu.

El Humanismo

El enfoque humanista integrativo se basa en la idea de que cada persona es única y posee un potencial de crecimiento y autoconocimiento. Se centra en el individuo en su totalidad, considerando su experiencia única, sus necesidades, valores y metas personales. En las sesiones de terapia, el terapeuta guía al paciente en un proceso de exploración y autodescubrimiento, ayudándolo a comprender sus pensamientos, emociones y comportamientos. El paciente podrá identificar y superar obstáculos en pos de su desarrollo personal.

La Terapia Humanista
Sesión de Terapia Humanista Individual

Uno de los principios fundamentales de la terapia humanista es la importancia de la relación terapéutica. El terapeuta actúa compasivo y empático, creando un espacio seguro y acogedor donde el paciente pueda expresarse libremente y sentirse comprendido, aceptado. A través de la relación terapéutica, el paciente puede explorar sus sentimientos más profundos, descubrir sus creencias limitantes y trabajar en su autorrealización.

La revolución de la terapia humanista pivota sobre este enfoque centrado en la persona, desarrollado originalmente por Carl Rogers. En él, el terapeuta adopta una actitud de empatía, autenticidad y aceptación incondicional hacia el paciente. Esto significa que el terapeuta está completamente comprometido con comprender al paciente desde su perspectiva, siendo genuino en su comunicación y aceptando al paciente sin juzgarlo.

«Ser empático es ver el mundo a través de los ojos del otro y no ver nuestro mundo reflejado en sus ojos»

CARL ROGERS

En Protopia Humana, en nuestras sesiones terapéuticas incorporamos diferentes enfoques y herramientas humanistas: sistémico, gestalt, análisis transaccional, trabajo de duelo, relación cuerpo-mente, transpersonal, entre otros. Estos enfoques se combinan de manera flexible y adaptativa, según las necesidades y preferencias del paciente. El objetivo es ayudaros a conectar con vosotros mismos, con los demás y con vuestro entorno, promoviendo un sentido de unidad y plenitud.

Si quieres gestionar mejor tus emociones, entender cómo funciona tu mente, mejorar tus relaciones con tu familia y saber cómo poner límites, ganar autonomía, aprender a cerrar bien etapas y relaciones importantes de tu vida… puedes reservar una cita de Terapia Humanista Individual, en el formulario de reserva de nuestra web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *